Zacatlán de las manzanas

comments 7
45k / Trail / UTMX

Zacatlán de las manzanas tenía un propósito muy importante:  Rendirle tributo a mi abuelito Enrique “el muñeco”; Don Enrique, la persona que siempre me preguntaba cómo iban las carreras y los entrenos, quien me recordaba que no todo es fácil pero que valía mucho la pena luchar por lo que queremos. Sí, a ese señor coqueto le gustaba leer mis reseñas de cada maratón, me felicitaba y siempre me deseaba lo mejor. A él, a ti muñeco te quise dedicar mis primeros 45km y sé que estuviste acompañándome en cada bajada y subida retadora.

Sobre la carrera me dijeron en la entrega de números que era una ruta demandante y que me la llevara tranquila. ¡Y vaya que lo fue!, desde un inicio nos dieron la bienvenida con una bajada larguísima en donde los cuadríceps de inmediato sintieron el esfuerzo y nos recordó que esto no sería fácil.

En cuanto al clima no sé por qué, pero siempre me imaginé que Zacatlán sería muy frío pero no, fue todo lo contrario, nos tocó un día con mucho sol desde el inicio, había partes en las que no había sombra dónde pudieras resguardarte; por lo mismo, decidí detenerme en todos los puntos de abasto para llenar mis botellas y evitar quedarme sin agua antes del siguiente abasto.

Me sorprendió para bien, ver que los corredores y staff respetaran en todo momento las medidas de seguridad sobre el COVID; lo triste fue no poder tocar las manitas de los niños que nos echaban porras en el camino.

En mi caso, mi objetivo era llegar con luz a la meta para evitar correr en la obscuridad porque uso lentes y no me siento segura andando en la noche, al llegar al check point de mitad de carrera, ví que podía ser viable si seguía con el mismo ritmo, así que siguiendo a mi amigo Luis continué.

Había muchas subidas y bajadas, cuando nos topábamos con un plano o falso plano lo aprovechaba para meterle un poco de velocidad y trataba de correr por donde hubiera sombra, aunque hubo partes en las que esta no era posible o si sí te tenías que detener y tomarte un descanso. El marcaje de ruta estuvo muy bien realizado, en los puntos donde podría haber confusión te encontrabas a alguien del staff que te guiaba.

Todo iba relativamente bien hasta que llegamos a un río ahí empecé a sentir una molestia en la espalda, de hecho unos compañeros de ruta me preguntaron si estaba bien, les dije que era cansancio y continué después de refrescarme un poco, así hasta llegar al abasto del km 35. En ese abasto muchos paraban para descansar, comer, agarrar fuerzas y seguirle aprovechando que estaba techado el lugar. Yo sólo llené mis botella de agua y tomé una naranja que me supo a gloria.

Sólo faltaban 10km pero sabía que los últimos 5kms eran de subida así que teníamos que canalizar la energía. Empezamos a bajar y nos dijeron que teníamos que llegar a un río grande y de ahí ya sería la última subida. Ya en el río mis pies agradecieron el poder refrescarse un poco después de una jornada intensa de mucho calor. En ese trayecto Mau me alcanzó y me echó ánimos. Él se veía fresco y eso que estaba corriendo 60km 💪🏼 Al momento de llegar al cruce del río pude ver a mi amiga Marisol, me dijo q le estaba costando, traté de animarla y pensé q me seguiría. Poco después mi espalda comenzó a dolerme, en el momento menos oportuno porque ya estábamos subiendo y con el paso de tiempo no le veía el fin a esa subida. Me topé con Paola y nos íbamos jalando una a la otra, ella sufría de calambres pero no parábamos y cuando por fin llegamos a la cima un amigo de ella que la esperaba la jaló y de ahí me agarré yo para apretar un poco el paso. Ya estábamos por fin, llegando al centro y en la última recta para llegar al deportivo estaba mi amigo Sergio quien me sacó una sonrisa y me acompañó los últimos metros. Entré a la pista y sentí la suavidad del tartán, agradecí esa bienvenida y pude chocar la mano de Lalo que estaba esperándome con más amigos y así con puño en lo alto y mandando un beso al cielo pude cruzar esa meta y rendirle tributo a mi abuelito.

Gracias Muñeco, te extrañamos mucho, pero prometo que seguiremos disfrutando de la vida y coleccionando momentos para que en un futuro nosotros seamos los que contemos con el mismo entusiasmo y alegría que tú nuestras propias historias. 🕊✨✨💖

Trofeo para Don Enrique Estrada

The Author

Comunicóloga visual por vocación, bailarina en el corazón y amante de los perros. ¡Mi pasión es correr! #TimeToPlay Team Salomon México

7 Comments

  1. Juan Carlos Atlahua castro says

    Acabo de ver tu entrevista con Arais y leí está crónica, me gusta leer sobre correr así que voy a leer todas tus crónicas.

    Me gusta

  2. Cheko Estrada says

    Vaya homenaje al abuelo prima!! 👏 Una hazaña tremenda, visualice en mi mente cada escenario del relato… Enhorabuena muchas felicidades!! 😃

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s