Reto 24 h Phantasm Salomon México

comments 10
Asfalto / Correr / Relevos / reto / S-Lab Phantasm / Salomon / Sin categoría

En esta ocasión el Team Salomon fue convocado para participar en el reto 24 h Phantasm, el pasado 24 y 25 de marzo, cuyo objetivo era lograr 1,000 km corriendo con el nuevo calzado de asfalto S-Lab Phantasm en un pista de 750 mts.

Éramos 15 los que teníamos semejante misión, algunos ya habíamos corrido en equipo el año pasado en la carrera Pescado de Moctezuma, sin embargo este reto era diferente. Para algunos el desafío no era la distancia en sí misma, ya que todos son ultramaratonistas (menos yo), para muchos el reto era fraccionar la distancia, descansar por varias horas y volverse a poner en marcha en un camino casi plano y dar vueltas de ratón.

El plan inicial era dividirnos en equipos de 3 personas para correr durante una hora, pasar la estafeta al siguiente “relevo” y manteniendo siempre a alguien corriendo durante 24 h.

Empieza el reto.

Llegamos a la terraza de Plaza Satélite alrededor de las 10:30 am, para alistar nuestras cosas, calentar y reconocer la pista.

En punto de las 12:00 pm con los nervios y ansiedad presentes se dió el arranque de salida. Tuve la fortuna de salir en el primer hit con dos grandes corredores, referentes de las carreras de trail en México: Ricardo Mejía (el rey de las montañas) y Marcos Ferro (creador de UTMX). Don Ricardo impuso el paso desde el inicio, el Che siguiéndolo y yo en la retaguardia. Después de unas vueltas y al comprobar que el ritmo era muy rápido decidí ajustar mi paso pues era apenas el primer bloque de 5 que teníamos por delante. El calor era desgastante, después de 6 kms mis labios estaban completamente resecos y comencé a hidratarme. Minutos después un viento fuerte quiso hacerle compañía al calor, el cual nos obligaba a poner un poco más de resistencia al tenerlo en contra, pese a ello logramos terminar nuestro primer bloque felices y satisfechos, con un acumulado de 42km entre los tres.

Las siguientes 4 horas eran clave para recuperarnos lo mejor posible, las cuales aprovechamos para estirar, cambiarnos, comer, hidratarnos y echar porras.

El segundo bloque que comenzó a las 5:00 pm fue el más pesado para mi, después de poco más de 5 kms me comenzó un dolor que aparentaba ser el “dolor de caballo” que después se convirtió en cólico. Sentía el abdomen muy inflamado por lo que tuve que bajar el ritmo para aminorar el malestar, el cuerpo se me fue debilitando pero no paré hasta cumplir con la hora pues tenía en la mente que cada paso que hacía sumaba. Al terminar la hora paré, fui directo al baño, me cambié y acosté un rato para recuperar fuerzas. Posteriormente le pedí ayuda a Nury (fisioterapeuta), para que me diera masaje en los muslos y me ayudara a curarme las ampollas que ya se hacían presentes en mis pies.

Minutos antes de las 10:00 pm y a punto de arrancar con el tercer bloque, llegó mi porra favorita y salí con la batería recargada para seguir dándole lo mejor al equipo. En esta ocasión el que se sintió mal fue Marcos, el estómago le cobró factura y tuvo que bajarle a su ritmo pero nuestro compromiso y amor hacia el equipo es tan fuerte que hace que saquemos fuerzas para no rendirnos y terminar.

En esta ocasión el descanso lo aproveché para comer, hidratarme, ponerme las botas de compresión, curarme las ampollas, tratar de dormitar un rato y mantener el cuerpo caliente.

A estas horas del reto todos los corredores nos encontrábamos ya cansados y nos encontrábamos en nuestros sleppings arropados lo más posibles para tratar de conservar el calor y tratar de descansar lo mejor posible.

El cuarto bloque que comenzó a las 3:00 am fue el que más disfruté, el clima era perfecto, estaba fresco pero tolerable, no había viento y teníamos de compañía a una luna grande y amarilla que iluminaba nuestro andar, en cada vuelta que me topaba con ella no dejaba de impactarme su majestuosidad y belleza.

Poco antes de las 7 de la mañana me levanté y alisté para lo que sería mi último bloque pero minutos antes de arrancar nos dijeron que tendríamos que hacer un ajuste y que cada quién saldría al momento en que sintiéramos más fuerte nuestro cuerpo. Algunos optamos por iniciar de inmediato para tratar de evitar el calorón y pese a que la mañana estaba fresca después de unos minutos el calor se hizo presente lo que provocó que tomara la decisión de parar después de 12 k para cambiarme de ropa y ponerme algo más fresco.

Decidí reiniciar acompañada de Andy y Monnie para contagiarnos de energía, estas chicas tienen una vibra muy linda que hace que en automático uno sonría. Al terminar esos 5k nos dieron la noticia que faltaban tan sólo 40 km para lograr el reto, por lo que nos tocarían otros 5km aproximadamente a aquellos con los que contáramos con las fuerzas necesaria y teníamos aproximadamente 2 horas para lograrlo así que algunos tomaron descanso mientras que otros iniciaron y minutos antes de dar las 12:00 pm corrimos los 15 juntos para dar por cumplido nuestro reto con un acumulado de 1017km. Llegamos a la meta cansados pero felices de haberlo logrado.

El cansancio, ampollas, malestares y demás altibajos valieron la pena por cumplir un reto más en equipo. Gracias a cada unos de los integrantes del equipo (Aby, Andy, Fabs, Mar, Monnie, Clau, Tony, Eder, Serch, Luis, Mau, Fer, Marcos y a Don Ricardo), al staff de apoyo Clínica Mover-T, Alumia Sports, Plaza Satélite y restaurantes que nos brindaron todas las facilidades para poder realizar el evento con un aforo restringido y con todas las medidas de seguridad, a nuestro abasto y animador número uno Ernest y a la organizadora de este evento Patty por creer en nosotros y convocarnos a semejante reto.

De este reto me quedo con el gran trabajo en equipo que hicimos, pese a las bajas que tuvimos nunca lo dudamos y decidimos correr más kilómetros de lo que nos tocarían en un inicio porque al final de cuentas este reto era en conjunto, por lo que el ritmo quedaba en un segundo plano, optábamos por irnos al paso del otro para motivarlo y agradecerle el esfuerzo y la entrega que estaba haciendo por todos.

En cuanto a los S-Lab Phantasm, todos concordamos que son muy ligeros (199 g), transpirables, cómodos y con retorno de energía en el rebote de cada zancada. En conclusión, pudimos constatar que la tecnología con la que fueron desarrollados ayuda a los corredores a obtener grandes resultados, por lo que los recomendamos para su uso en terrenos y carreras de asfalto.

The Author

Comunicóloga visual por vocación, bailarina en el corazón y amante de los perros. ¡Mi pasión es correr! #TimeToPlay Team Salomon México

10 Comments

  1. Luis Escamilla says

    Muchas felicidades Tan!!
    Gran reto, superado con éxito como siempre. Las circunstancias siempre son distintas, pero siempre se disfruta igual, excelente relato como siempre!!

    Le gusta a 1 persona

  2. José Luis Aguilar Islas says

    Como siempre una gran narrativa que acompaña s la gran corredora! Contagias tu emoción de forma única, felicidades!!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Andrea says

    ¡Me encantó la reseña! Con cada palabra reviviste cada momento, gracias por enseñarnos tanto, Tan!!! Eres un gran ejemplo y una grandisima persona! Te rifaste de manera extraordinaria y siempre con esa sonrisota ❤

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s